Cáncer con Ascendente en Aries

Cáncer con Ascendente en Aries - HoroscopoCáncer.org

Cómo Reconocerlos

Para reconocer a estos excéntricos personajes, debes fijarte en la estatura promedio de los cancerianos y observar cuan altos son estos, entonces te darás cuenta de que estás ante un Cáncer con ascendente en Aries. Contrariamente al Cáncer puro, estos nativos son más atropellados e imprudentes, por lo que no es de extrañar que cuenten con un arsenal de cicatrices en su haber, producto de su forma rápida y algo torpe de moverse. Otro rasco, menos visible y más sutil, son sus frecuentes dolores de cabeza. Lo que sí es observable acerca de los mismos es su causa: problemas digestivos debido a la gran cantidad de comida que suele comer y a la poca atención que presta a los consejos de su médico con respecto a llevar una dieta saludable.

Su Forma de Ser

El capricho y el individualismo son caracteres bastante representativos de estos representantes del zodiaco. También son imprudentes y no se detienen mucho a reflexionar acerca de cómo llevar adelante ciertos proyectos de su vida. Prefieren experimentar las cosas aunque se les advierta que les irá mal, antes que quedarse sanos y salvos, pero con la duda. La dulzura de Cáncer con el ímpetu un tanto agresivo de Aries se mezclan para lograr combinarse dentro de una sola persona y darnos es resultado de individuos cambiantes y volátiles. Puede que comiencen a hacer algo con total entusiasmo y le pongan su corazón de forma cabal, pero que no terminen de concretar el emprendimiento por haberse quedado sin fuerzas en la mitad de este.

No les gusta para nada recibir órdenes. Es por eso que los vemos muchas veces en trabajos independientes, aunque estos impliquen ciertos riesgos e incluso la rotura de relaciones familiares con miembros un tanto conservadores de su familia. Al contrario de los Cáncer pura sangre, por decirlo de alguna manera, esta combinación no le pone tanto énfasis a la familia. Sus prioridades son el trabajo, ellos mismos y en tercer lugar ellos mismos. ¿Yoístas y egocéntricos? Bastante, por no decir totalmente.

En el Amor

Si bien sucumben al amor con toda la pasión que el fuego les confiere, son fuertes como un roble a la hora de ser heridos. Siempre se recuperan de sus decepciones amorosas y vuelven a amar con la misma fuerza de la primera vez. Son la parte dominante de la pareja, incluso las mujeres, quienes tienden a vincularse con hombres más delicados y que no les importe que sean ellas las que llevan los pantalones de la casa. Tanto los hombres como en las mujeres son los que toman las decisiones del hogar y no es de extrañar que sus hijos los tomen como referentes y les pregunten siempre a ellos si pueden hacer ciertas cosas o no. No son de temer, pero sí de respetar y mucho.

Tus Comentarios